Volcanes en Venezuela

A través de los tiempos y pasando de generación en generación nuestro abuelos nos han mecionado en alguna ocasión "El Ávila es un Volcán" y no ponemos a mirarlo con cierto recelo y hasta temor.

De momentos nos lo imaginamos haciendo erupción, descargando ríos de lava ardiente quemando todo a su paso, generando una gran nube de cenizas, "Que tiene Azúfre...!!!" "Que tiene Uranio y los Chinos y los Sovieticos quieren ese mineral para hacer bombas nucleares y atómicas.....! "Que era un volvan y se extinguio hace millones de años...!!!" "Que en algún momento el Ávila explotará...!!!" Jejejeje...! Bueno... dejenme decirles la verdad.

EN VENEZUELA NO HAY VOLCANES...!!!

A continuación una breve explicación de porque no hay volcanes en nuestro país.

Venezuela está ubicada en el extremo septentrional de sur América, cuya zona se encuentra regida por intensa actividad tectónica como el resultado en la convergencia de dos grandes placas tectónicas, a saber: la placa del Caribe y la placa Suramericana.

En las regiones que se presentan estas convergencias entre placas, por lo general suele encontrarse asociadas a las mismas profundas fosas submarinas, cadenas montañosas, volcanes activos y gran actividad sísmica. Esto ocurre debido al movimiento de las placas donde estas se desplazan sobre el manto terrestre, regidas por las corrientes de convección que actúan en el mismo, produciéndose así; choques entre las dichas placas, las cuales las de mayor densidad como las oceánicas (basálticas) se deslizan por debajo de las continentales (graníticas) siendo estas menos densas (subducción).

 

Las actividades volcánicas por lo general se producen cuando estas placas colisionan y ocurre la subducción, el material que las constituyen se calienta hasta fundirse, producto del roce y las presiones que soportan en la profundidad a la que descienden, para luego emerger por aliviaderos (volcanes) hasta la superficie en forma de lava.

En Venezuela la placa del Caribe y la Suramericana no se comportan de esa manera, estas se deslizan horizontalmente una al lado de la otra sin que alguna una de ellas se sumerja debajo, logrando una interacción que permite dar origen a sistemas montañosos y actividad sísmica; pero sin volcanes.

Sin embargo, a pesar de no tener volcanes, en Venezuela hay muchos lugares a los que se ha atribuido popularmente un origen volcánico o relación con volcanes. Ejemplo de ello, en los estados andinos así como en otras zonas montañosas del país, a las “aguas térmales” se les asocia a la actividad volcánica, cuando las mismas son el producto de aguas subterráneas que emergen por fisuras (fallas geológicas) y se “calientan” producto de estar en contactos con estos bloques que se desplazan y generan fricción, generando elevadas temperaturas y que estas aguas adquieren por estar presente en estas zonas de actividad tectónica.

Otro caso muy sonado es el que concierne al cerro Ávila en Caracas, el cual los habitantes capitalinos suelen pensar que existe un “volcán”. Este cerro es geológicamente un macizo montañoso costero, donde las rocas comprenden litológicamente a metaígneas, metasedimentarias, gneises y esquistos (rocas metamórficas) de variada composición y grado de metamorfismo, las cuales se originan de rocas preexistentes y son modificadas por las altas temperaturas a las cuales son sometidas, resultando esta variedad en las rocas diferentes estructuralmente a las de donde provienen, en este caso nuevamente la actividad tectónica juega su papel estelar y no otro tipo de actividad.

Fumarola de Sanare, Edo. Lara
Fumarola de Sanare, Edo. Lara

 

 

En el estado Lara, específicamente en Cubiro, se encuentra el más famoso probablemente de los casos nombrados por los pobladores como un “volcán”, este se conoce con el nombre de Volcán de Sanare, desde la época colonial la zona ha presentado extraños acontecimientos que sembraron terror en la población local, donde peculiares actividades señalaban la inminente presencia de un “volcán”, estudios realizados en 1.931 por Don Melchor Centeno Grau, sobre “El llamado Volcán de Sanare”, arrojaron que no es un verdadero volcán ni puede designarse así en lenguaje geológico; pero si pertenece a los fenómenos del vulcanismo atenuado, conocidos con el nombre de fumarolas”.

Aguas Termales de Tabay, Edo Mérida.
Aguas Termales de Tabay, Edo Mérida.
En Venezuela no existen indicios de volcanes, hasta el punto que nunca lo ha habido, las manifestaciones estériles  volcánicas, como los batolitos, diques y otras estructuras volcánicas presentes en el territorio venezolano, son producto de ramificaciones de los volcanes existentes en los países vecinos, en especial Colombia. Recordemos que toda la actividad geológica (fallas, volcanes, sinclinales entre otros) no son únicos de un país, estos en muchos casos atraviesan varios de los mismos, pues para la geología simplemente no existen las fronteras territoriales.

Volcanes de Lodo

En el mundo existen unas formaciones de relieve parecidas a unos auténticos volcanes pero que no suelen humear ni emitir lava que se hacen llamar volcanes de lodo.

Éstos suelen estar ubicados en las inmediaciones de terrenos donde existen yacimientos de hidrocarburos como el petróleo y/o gas natural.

El "lodo" que emanan en realidad se trata de una arcilla hidratada de color grisáceo muy caliente (pueden alcanzar una temperatura de 97º C, muy cercana al agua hirviente).

Estos "volcanes" hacen erupciones muy pequeñas (que no son catastróficas) aunque éstas son frecuentes. Su altura no es tan elevada como un auténtico volcán.

Se pueden conseguir estas formaciones en países como Rumania, Azerbaidján, Italia, Colombia, Trinidad y Venezuela (donde el más famoso es el de Yagrumito, en las cercanías de Caripito, Estado Monagas).


Un volcán de lodo es una forma menor del relieve formada por un cráter y un cono volcánico de poca altura pero bastante extenso debido a la escasa pendiente y cuyo origen no está relacionado con las verdaderas formaciones volcánicas salvo alguna que otra excepción, como sucede en Wyoming (Estados Unidos), sino que se deben a emanaciones de gas relacionadas con los yacimientos petroleros. Pueden verse en Venezuela, Colombia, en casi todos los países petroleros y en algunos países del sur de Europa (Italia, Rumania), en el sureste asiático y en otras partes. La mayor concentración de este tipo de volcanes se encuentra en los alrededores del Mar Caspio: aproximadamente, unos 300 (entre más de 700 conocidos en todo el mundo), se encuentran en esta zona. En algunos países, como sucede en Italia, reciben el nombre de salsas o macalubas.

En este tipo de volcanes, el ascenso de gases emanados de depósitos de petróleo a menudo poco profundos eleva una arcilla sumamente hidratada la cual llega a formar charcas o lagunas donde se ve la emanación de las burbujas. Los gases emanados en los volcanes de lodo están formados principalmente por hidrocarburos gaseosos y de otro tipo como metano y anhídrido carbónico, así como gases sulfurosos en menor proporción. La arcilla también contiene ciertas cantidades de hidrocarburos sólidos y proporciones de sal bastante importantes. La distinta composición de los materiales eyectados da origen a una amplia gama de tipos de volcanes de fango. Por ejemplo, si abundan las lentas emisiones de hidrocarburos sólidos y líquidos y escasa proporción de arcilla se producen lagos de asfalto, como el de Guanoco, en la parte oriental de Venezuela, que es el más grande depósito de asfalto natural del mundo; o el de La Brea, en Trinidad, que es el segundo en importancia a escala mundial. Puede encontrarse una gran cantidad de gases asociados en las erupciones de los volcanes de lodo (helio, anhídrido carbónico, metano, etc.). Si entre los gases predomina los que emiten combustibles con características similares al gasóleo, pueden producirse llamas por la combustión espontánea del gas a presión al contacto con el aire (en forma similar al fenómeno producido por los fuegos fatuos). En estos volcanes pueden presentarse explosiones e incendios por la enorme presión que pueden llegar a soportar: recordemos que el combustible para los motores diésel se inflama en una combustión espontánea cuando se somete para la combustión espontánea puede producirse después de la deshidratación progresiva del lodo al contacto con la superficie, con lo cual se puede llegar a sellar la salida del gas y, al aumentar progresivamente la presión, entrar en erupción la cual, aunque no es tan violenta como en las erupciones volcánicas propiamente dichas, no deja de tener cierto peligro, aunque nunca se han registrado problemas graves en este sentido. Un caso especial de volcán de lodo es el provocado por alguna explotación petrolera, como sucedió en la parte oriental de la isla de Java en mayo del año 2006, cuando fue la inyección de gas y agua durante una exploración la que le abrió una especie de válvula de escape a la salida de una enorme cantidad de lodo empujado por dicho gas tal como aparece relatado en el número correspondiente a enero del 2008 en la revista National Geographic en su versión original en inglés. En esta erupción, el lodo invadió 12 aldeas y obligó a la evacuación de unas 10.000 familias.

Si la arcilla que sube se encuentra poco hidratada, los conos volcánicos suelen alcanzar cierta altura, como puede verse en el volcán de El Totumo, en Colombia. En cambio, si se trata de un lodo muy líquido, la altura del cono volcánico es muy escasa. El volcán de lodo de Yagrumito (Estado Monagas, Venezuela) es de unos 2 ó 3 m de altura relativa y ocupa unos 2000 m² (incluyendo las charcas de lodo y los barrizales sin vegetación) aunque el cono solamente no debe pasar de unos 400 m². La abertura del cráter debe tener unos 50 cm de diámetro. Las distintas épocas de sequía y de lluvia también inciden en la altura del cráter, como puede verse en las dos imágenes del volcán de Yagrumito, en Venezuela: la altura se eleva en la época de sequía y desciende durante la de lluvias al contribuir en mayor grado a la hidratación del lodo. La cantidad de sal presente en el barro seco es tan grande que lo hace atractivo para las vacas de la sabana, que acuden a la zona para lamer ese barro con el fin de obtener la sal necesaria (o mejor, el sodio que necesitan) para su producción de leche (recordemos que el ingrediente esencial de la leche es el caseinato de sodio).

El Volcán del Ávila

Mucho se habla sobre la existencia de un viejo volcán extinto en nuestro parque nacional El Avila.

Es muy cierto que desde la época que le dieron el nombre Santiago de León de Caracas a este pequeño y superpoblado valle, se habla de las fumarolas que salen detrás de las verdes montañas, pero nadie tiene fotos ni videos, ni hay relatos en los archivos de la ciudad que se hable de columnas de humo que salgan de la hacienda del Alferes de Campo Gabriel de Avila, quien escaló la montaña y estableció su hacienda en el lugar.

Pese a que nadie tiene prueba alguna de la existencia, dicen que es más fácil decir que no hay, que convencer a la gente de que si hay un volcán, y un día va a hacer erupción abriendo en 2 la montaña y todas esas historias que nos contaban las abuelas.

Lo que leerás a continuación es una pequeña investigación de la Leyenda de El Volcán de El Avila que también fue revivida por algunos a consecuencia de la tragedia de nuestros hermanos del estado Vargas en 1999.

Para esa fecha muchas personas llegaron a afirmar que desde la punta de una de los picos de nuestra querida montaña, se habían visto emanaciones de material, luces, etc.

Muchos de los que me conocen saben que este conjunto de montañas para mi es una especie de fetiche, así que mi interés por la montaña, no es por simple casualidad.

Debo aclarar que esta es simplemente una NOTA INFORMATIVA, sin embargo quienes deseen contrastar lo aquí expuesto, se les invita a realizarlo en los organismos correspondientes.

Muchas personas al entrar a Caracas se sorprenden de el verdor que rodea la ciudad. Pese a los ranchos característicos que no faltan, a propios y extraños les llama la atención la amplitud de esta montaña de la región costa montaña de este país caribeño.

Cuando llegas al Aeropuerto Internacional de Maiquetía, o si ingresas por la autopista regional de el centro o por la autopista de oriente, siempre va a estar presente el cerro.

En épocas remotas muchas personas venían en carretas o caballos y las formaciones de picos, dependiendo de el lugar por donde se viera, se veían como volcanes.

Pero ¿Realmente existe la posibilidad de que en el Parque Nacional El Avila, exista un volcán?

Vayamos a la parte geológica:

El Parque nacional El Avila (Ahora Guaraira Repano) está conformado geológicamente por rocas Ígneas, lo que significa que de algún lugar tuvo que brotar el magma. Sin embargo en la región costa montaña POR LO MENOS DE VENEZUELA, no se conoce ningún tipo de volcán extinto ni nada por el estilo, de manera oficial.

Otra de las cosas que también lo ponen a uno a pensar, es la falta de rocas ígneas de constitución característica cerca de volcanes extintos y activos, como son la Piedra Pome, entre otras.

En cambio si se consigue muchas formaciones de piedras parecidas a la pizarra, cristales, entre otras. Es decir que también hay huellas de que existen muchas rocas metamórficas.

Además los volcanes en su mayoría se encuentra cerca o sobre una falla tectónica, y si vemos las características de la montaña en estudio, no hay ningún borde de falla o falla cerca que pudiese generar la suficiente fuerza como para iniciar actividad volcánica significativa, ya que en la placa de el Caribe hay una especie de drenaje con más de 70 volcanes activos.

Con respecto a la Placa Sudamericana, existen volcanes en Colombia, Perú, Ecuador que también drenan la fuerza que las placas tectónicas, minimizando la fuerza subterránea.

En los libros de historia, (desde los más básicos como son los de la escuela hasta los que son resguardados por viejas instituciones como la iglesia o los masones), no aparece nada sobre ningún volcán, fumarolas o rastro alguno de actividad volcánica.

A todas estas afirmaciones NO CIENTIFICAS, debo añadir que no se conocen ningún tipo de formación rocosa o cueva que pudiesen ser falsos conos de volcán, el lo que respecta el cerro El Avila y sus montañas vecinas. (La excepción la hace La Cueva de El Indio en El Cafetal pero lejos de lo que es El Avila en si).

Proceso de Formación Geológica del Ávila

Hace unos 40 millones de años en la época del Eoceno se inicia el proceso de formación de la Cordillera de la Costa como consecuencia del hundimiento de la placa del Caribe debajo de la placa Sudamericana como consecuencia de tal proceso de subducción de parte de la placa del Caribe se produjo un proceso de plegamiento en la placa Sudamericana dando origen así a la formación la cordillera de costa y por ende a la porción central de dicha cordillera que es la que ocupa hoy día el parque nacional.

El sector que abarca el parque nacional esta constituido principalmente por rocas metamórficas principalmente por aquellas pertenecientes al Cretácico las cuales reposan sobre un núcleo de granito de edad no determinada Dicha rocas metamórficas aún hoy día siguen experimentando cambios como consecuencia de los fenómenos geológicos, meteorológicos y climáticos que ocurren en la zona un ejemplo reciente de estos cambios los constituyó los cambios de relieves ocurridos a consecuencia de la catástrofe de Vargas

GRACIAS POR SU VISITA

USTED ES EL O LA VISITANTE NÚMERO

INSTITUCIONES DEDICADAS A LA GESTIÓN DE RIESGOS, ADIESTRAMIENTO, EDUCACIÓN Y MANEJO DE DESASTRES NATURALES Y ANTRÓPICOS